miércoles, 10 de julio de 2013

Gemido.


















Gime el niño al caer la tarde
gime desde su entraña lamento ancestral
mientras la luna le invita a dormir
su sueño de leftu
surcadores de vientos
montaña arriba
la encrucijada
lo encadenado...
....de
       sa
           tar
....largo gemido por la noche
perdido vaga
como se pierden los recuerdos
                         de todo y de nada....
y el niño sigue gimiendo
                        su lamento de agua...



14 comentarios:

lillymarmat dijo...

muy triste este poema. Los que dicen que la infancia es feliz, han olvidado sus penas de niño, que si al adulto le parecen irrelevantes, al niño le duelen y le dejan marcas en el corazón.

SENTIR LA POESÍA - JOSÉ RUIZ dijo...

Intrincado poema, Meulen. O me lo pareció, vamos...
Se intuye alguna desgracia tras esos gemidos pero nos quedamos sin saberlo.
¿Qué es eso de sueño de leftu?
Y no le falta razón a Lillian en su comentario, aunque casi siempre idealizamos la niñez.
Saludos y buen mes por ahí.

stella dijo...

Meulén querida,,,,llego a darte las gracias por tus visitas durante mi ausencia, y con el deseo de estar disfrutando nuevamente de tus versos amiga mía
Un abrazo grande
Stella

Adelfa Martin dijo...

Triste y dulce...
surcadores de vientos...

la desesperanza... perdido vaga...

Un gran abrazo

Maritza dijo...

Si se pusiera decir así:qué hermoso lamento este...Y es que en tus manos de poeta, y acompañada siempre de ese sentir tan fuerte,tan tuyo, el poema aunque triste, se transforma en algo digno de alabar.

Pero todo lamento de niño, más si es azul y húmedo,como es la poesía en si misma, debiera ser atendido, y "lo encadenado,desatar"...

Casi un reclamo. Una agonía serena...

ABRAZO GRANDE, Y EMOCIONADO POR TUS PALABRAS,AMIGA.

Meulen dijo...

No se si decirlo bien amiga Lilian
pero de pronto surge este querer comprender del todo
del porque llora el niño-a ...
del porque al fin en su llanto de vida
me deja esa incógnita que al fin no puedo descifrar...

y que bueno que ustedes están aquí
porque han dado luces a mis propias letras...
abrazos!

Meulen dijo...

José
letfú en mapudunfin es AZUL

al fin el niño se lamenta ...quizás porque de sus ancestral devenir fue marcada a esta vida de dolores y alegrías...
y miedos ...no toda niñez es de juguetes y chocolate ...eso lo sabemos de sobra!

gracias!

Meulen dijo...

Stella
que bueno saber de ti
que estes muy bien
seguimos en contacto---
cuídate mucho.

Meulen dijo...

Gracias adelfa
de esa tristeza tu lees muy bien
los dolores son transversales
surcan toda esta tierra...

desafortunadamente los niños por los motivos del mismos ser humano
están expuesto a muchas tragedias...

saludos!

Meulen dijo...

Asi es Maritza

a veces hay cadenas que son imposible d e desatar
quizás porque no depende de una persona sino de terceros
y esos a veces tienen el corazón convertido en miseria
y por ello se pierden en estas y con ello arrasan a otros sin consideración...
hoy por hoy los niños están mas indefensos que nunca , aunque paradojicamente tenemos mejores tecnología para ayudarnos...pero si estamos lejos del amor
eso nada sirve...

gusto de verte amiga!

elisa lichazul dijo...

qué belleza de poema Magdalena!!!
su ritmo , su engranaje, sus imágenes poéticas

Felicitaciones!!!
me requetegustó, pero lo más que me gustó es que ese niño lo somos todos, seguimos gimiendo y temblando ante la oscuridad y las tinieblas

besitos y feliz fin de semana

Meulen dijo...

Uy! Elisa
que tremendo lo que me dices
a milenios de la existencia humana amiga
que terrible es todo esto
si aún no encontramos la verdadera dimensión d e la luz
del amor...
por eso estamos tan huérfanos ...de todo y somos y¿tan incapaces a veces de entregarnos en pleno...

y mira tú...un poema que surgió de pronto de oir el lamento de un niño mientras viajaba de regreso a casa...su llanto me lastimaba y me hizo recorrer los hilos infinitos d e la memoria ...no se
al fin no se bien como definirlo
al fin quizás ahi esta la gracia de hacer poesía
que a veces es indefinible...

Un abrazo gigante!

MAJECARMU dijo...

Precioso ese gemido largo y constante como el agua, que se nos duerme en el alma y lo hacemos nuestro, Meulén...
Mi felicitación y mi abrazo grande,poeta y amiga.
M.Jesús

Meulen dijo...

Esos gemidos María Jesús
nunca deberían dejar de preguntarnos
de porque aún siguen vivos
será que hay mucho por hacer aún...

gracia amiga!