lunes, 24 de junio de 2019

Distingo.



Distingo en el silencio
         de  frágiles sones
una voz apenas imperceptible 
          mientras afuera llueve
se estremece el alma.
                      Cantos de vida
despertando la mañana.

Como tiembla la existencia 
      en la piel nacarada
donde una sonrisa asoma
       y todo vuelve  a crecer 
desde las gotas que se rompen
        en sustancia pura macerada.

Estás ahí derramada
       un hallazgo de luz
estremecida de palabras
        así cual resplandor 
en los ojos y la piel
       así la alegría del ser
que desde lo más íntimo estalla.

Meulen/2019.-

viernes, 21 de junio de 2019

Y de pronto me cansé.






(foto zona costera)




Y de pronto me cansé 
         de ser mano que sostenía apenas
un ápice de un alma en penumbra
         camino de grises y de falsa palabra
desorden tempestuoso
         acunando sus madrugadas...

Viaje de sal y dulzor
          parecía guiar la marcha
más no se puede atravesar un puente
           cuando los tablones faltan
es como barco en naufragio
           sin posible orilla que le salva...



Despertando de lo nefasto
         redescubrir belleza de tierra viva
dejar ir lo nebuloso y vano
          reflorecer en amapola y tigredia.


Sonrisa nueva  al amanecer
          los silvos vienen desde el frío
el asombro de los sentidos
           abrieron paso un mar florido
paso a su luz de amor sin fin
           paso sin dolor al olvido               
el círculo estrecho en un latido
            latirá en su fuego su real sentido...

Meulen/2019.-


(Flores del jardín:tigredia y rayito de sol...)

domingo, 16 de junio de 2019

Desespero...


(foto pintura María Crespo.Portugal)
Desespero
   noche desolada
              destierro
Vagar entre sombras
        de imágenes
          de nombres
           de anhelos...
lo que se grabó en la sangre
      cual aullidos malditos
insepultos recuerdos
      muerden horas agónicas
por el ansia de unos besos
      por el refugio de unos brazos
ausente de todo
        sin silencio
donde no cabe olvido
      donde no hay desapego.

Ay! noche desolada
         te llevaste en andas mi vida
veleta consumida
         abandono
            lejos de ti
                muero
     ...m
             u
               e
            r
              o...


Meulen/ 1997- 2019

(De mis poemas reeditados, escrito por el 1997 , no es referencial , pero si de experiencias compartidas con una gran amiga que hoy está muy bien en el amor)

miércoles, 12 de junio de 2019

Y tú me quemaste las alas?


Y tú me quemaste las alas
        o fue el silencio?
o fue el fuego de un martirio
        que no se cicatrizó dentro?
tal vez así disipados
        quedan los elementos
y los nefastos momentos?

Quedó un grito encerrado en piedra
        en huracanado viento
cordillera adentro
        mar encadenado a sedimentos
deshecha la rosa en la mano
        deshilada la madeja del tiempo
desempolvando la coraza
        de los escondrijos de un corazón desierto
lo que quemó las alas
        quizás fue la levedad
                    de un mezquino beso...

                        Meulen/2019

sábado, 8 de junio de 2019

Detalles bajo la lluvia


Es que vivimos en el sur (de Chile) y aquí siempre llueve, es la tónica del tiempo , de mojarse los cabellos y los zapatos...Hay veces que el agua, se pasa hasta "el cuero" , de tanta  que cae y nos remoja hasta el alma sureña, estremecida de vientos , frío y más agua...

Pero el invierno invita a aligerar el letargo del tiempo, al lado de una estufa a leña, de esas que ya estarán prohibidas en un tiempo más, por esto de la contaminación del aire , cuando no hay viento y  bajan las temperaturas, entonces las mediciones se disparan y todos se asustan de lo tóxico de nuestro entorno, culpando a los que encienden sus estufas a leña ,aunque la de nosotros también arda ; por mi parte , procuro desde hace años, la lumbre con leña seca.


Lo cierto es que soy buena para el frío, no me asusta, me abrigo un poco más y salgo airosa , la calor de hogar encerrado me agobia y sufro demasiado,  en especial, cuando llega mi familia de visita y ellos como son algo friolentos, debo apurar el fuego a partir de media mañana y me siento como en un sauna, pero ellos no se quejan. 
Y en estos días, además,  estreno gorros y cuellos tejidos por mi hermana.



Me gusta el tiempo en casa y mis aficiones peculiares, que de pronto se me despiertan en ese hacer inquieto que me llama a creación , entonces acudo a la pintura, las lanas o los lápices de colores, por ahí reinvento poemas añejos y olorosos y sigo haciendo cada día fotos de mis plantas , que me maravillan.En este tiempo florecen las violetas de los alpes y loa cactus navidad entre otros...Afuera en el jardín todo se remoja en agua, aunque trémula y esplendorosa una rosa blanca se niega a deshojarse y los infaltables rayos de sol o algún diente de león le hacen frente a la intensa lluvia y el viento.



Hay momentos de lluvias que nos trae cosas buenas, porque se llenan los ríos semisecos de la otra estación , el agua es vital para el palpitar de la vida...
Pero quizás lo que más nos trae , al menos eso procuro, es llenarme de buenos recuerdos , de esos que florecen con el tintinear del agua y estremecen techos y ventanas...entonces se llena mi estancia de esas aves de colores que revolotean en el jardín, esas otras que danzan en las hojas de mis cuadernos, el aroma del asado y el pastel ,el olor sagrado del pan , dulzores que dejaba mi madre sobre la mesa y tantos momentos más.

Así, como el agua que canta la fecundidad sobre la Tierra , sea para mi también esa aliciente de seguir sintiendo y luchando en lo que vendrá mañana , a despertarme otra vez, con el sonido de la lluvia , cual hilo conductor de una nueva esperanza que he de perseguir otro sueño , para tener un aliciente de la riqueza de la existencia , que renace cada día.-


domingo, 2 de junio de 2019

Flores de cielo.


Flores de cielo
         de espuma
la tibia mano de Dios 
         donando el primer aliento...

Pensamientos de amaranto
        pálido sustento frente al trovador
que nos canta
        ah! lejos de las sombras
resplandores amanecidos 
       desde arenas del desierto
fue un solo canto 
        para nacer de la inmensidad
impregnados en la roca
                 una verdad al descubierto...

De lo invisible a lo visible
         de lo blanco a oscuro
amalgamadas en la hermosura
          de lo nuestro
traspasen latidos de corazón
          los ojos de a poco abiertos...

 Rasgar el pecho llameante 
        levantado como un primer beso
 cobijo del tibio latir del mundo
          estallando desde dentro
flores de cielo llenad
         el espacio vacío de mi entendimiento...!

Meulen/2019.-