martes, 25 de julio de 2017

Desmemoria.



Desmemoria.

He perdido la memoria
fue una fracción de segundo...
y pensar que era genial lo que guardaba 
entre las bastillas para la reconstrucción de una historia...

y bastó tan poco para quererte
               y bastó tan poco para el olvido...


•*´¨`*•.¸¸.•*´¨`*•.¸¸.•*´¨`*•.¸¸.•*´¨`*•.¸¸.•

Lapsus.

No he aprendido a perderme.

Siempre me encuentro después
             del lapsus de la desmemoria...

Meulen/2017


De: Poemas del desacierto.


miércoles, 19 de julio de 2017

Razones de muerte.


P_ I

No  hablemos de muerte
hablemos de vida,
ya hay demasiados árboles quemados en el camino...





P_ IV

Ya no hay agua en el abrevadero
que el riachuelo está contaminado por culpa de las forestales.

Abajo llora Manuel
no aguanta el dolor de su panza 
hace días que ya ni come
dicen que le hicieron mal de ojo
ni el remedio de las hojas ya desechan los embrujos...

 Así esperaremos la hora de su muerte... amén.



P_X


-Los pollos andan vueltos al revés
-¿qué?, esta niña está mal de la mente!,
cosa del diablo será que agita su cola 
en este tiempo de tanto azote , de ventarrones,
tormentas rabiosas y ahora esta helá
 que me entumece hasta los sesos...!

-Huelo un olor rancio a lo lejos...-refunfuña Micaela-
-lo que pasa es que están desinfectando en la granja de los gringos

-Escuéndete niña!
-no vaya hacer que mañana amanezca con la cara torcida...

La bauda pasa cantando orillas de la casa en esa noche.

-Maldita ave malahuera, le largaremos ají y ajo por el trasero
veremos si quiere andar jodiendo por estos lados...

Al otro día amanecieron muertos los pollos de Micaela y a ella le ha venido todo un escozor por el cuerpo...

Meulen/2017



viernes, 14 de julio de 2017

Amor oceánico.

Foto

Caminé por la arena cálida, 
suave y tersa entibiaron las pisadas
soñolienta el sol me enardecía
y los jadeos en olas 
subían de pronto a mi cara
mientras un azul acuoso profano 
desde la orilla llamaba
...algo estremecía la sangre
algo  sacudía mis entrañas
yo no sabía de mar , 
en mis primaveras
supe de ríos angostos
aguas frías y claras
por donde era fácil 
ver las piedras
y los rayos de sol
traspasando el agua
aquí en esta inmensidad abismante
late en mi ser una angustia
y un gran anhelo que me traba
él me llama, me llama
susurra palabras desconocidas
mientras el astro 
castiga mi carne juvenil
él llena mi ser con palabras de caricias
alegrías que nunca escuchara
sus brazos invisibles me levantan
y  cubren de frescura
entonces en este ahora
despiertan en mi ser
cual lujuria primera 
de mi ser virginal
sustancia inexacta de sal
penetrando mi ser , 
lamiendo mis muslos oceánicos
vibrante extendida
me entrego extasiada
el fragor de su lengua lamiendo
mi piel desnuda palpitante
entre sus brazos de agua
hechicero del azul diluido
mi pequeña resistencia conectada
en esa liquidez donde el mar
ha tomado la gracia primaria
de toda mi esencia primigenia 
y fui suya en esa entrega indescriptible
que solo el placer del fuego diluido
fue mi amante misterioso 
vibra en sus ondas la excitación 
prendida en mi vientre
la floración, las partículas 
que se alojan en mi sangre
para reflorecer como pez 
o como alga.
Así,  se entregó  mi ser
y fui un instante 
y por siglos
parte de luz venida
del infinito universo
reconectada.

Meulen/ 2017

Foto


domingo, 9 de julio de 2017

Reherida



Ella, que hace tantos años
no ha tenido plácidas mañanas
ni de auros resplandores en las manos
el corazón detenido 
        la mirada perdida 
               deshilada, taciturna,
imbuida en  pensamiento oscuros
solo una idea fija
        clavada en la muralla...
Los hijos la miran de reojo
        mientras en silencio
ella mustia y pálida
       recorre cansada por la casa.

Quizás en un momento le retumban
esas palabras que de su mente alejara
no hay nada que llene el vacío
        de su alma ya desconectada
no hay nada que le pueblen los espacios
de su lecho frío 
          y su carne apenas entibiada
solo vislumbra en lo alto
una jarcia misteriosa
      que una voz le dice
            que la tome y la alcanza
la acurruca en su pecho
la acaricia como si fuese
          la larga manta 
que otrora a sus hijos acunara
y antes que despierte el día
toma la decisión fatal
         o valiente del final
y se acomoda en el sitio
para volar y alejarse
         de esa desolación 
que la ataba y rehería
       en un magno silencio
la razón desequilibrada
        nada que la ate a la tierra
nada que la conecte al corazón
        el dolor carcomió sus huesos 
la renuncia como meta por delante
y se entrega en mansedumbre
         anhelante solo ansia
la noche eterna que le aguarda.

Una barca al fin la espera
       a cruzar infinito camino
sin retorno a esos sitios
       por donde el dolor la traspasara.
Y los otros que lloran su partida
       solo les deja el recuerdo amargo
              no hay respuestas 
solo un río inagotable de lágrimas.

Meulen/2017