lunes, 11 de septiembre de 2017

La desdicha.


Llegó a mi puerta
      con las manos cerradas
la tiniebla la cubría
      como sumida en nada
cuitas que desbordan
            tenebrosas miradas
por su ojo febril latiendo
           traspasa el dolor
así derrotada
            iracunda
sintiendo la muerte en vida
          el corazón de hielo
en el pecho alojado
         huesos ruinosos
sintiendo un hado lóbrego
        infinita noche tenebrosa
                 a que quiere someter el alma
ah! desborde de lágrimas
         la desdicha
bailando desaforada
       fuegos extintos
un grito perforando
                   la entraña.

Ah cenizas floridas
        como sabéis si de ellas
cual ave fénix
        un día de estos
              te brotarán de nuevo alas?

Meulen/2017

Poema reeditado.
Poema, que en estos días, toma pleno sentido, porque  uno nunca sabe al fin cuando la tristeza tocará de nuevo tu puerta...y lo peor es cuando estás desprevenido(a), pero así como llega , se que de a poco volveremos a sonreír desde el corazón y dar como siempre juntos gracias a la vida y comprender mejor lo que nos lega el real amor en lo humano y lo divino.
Que la fe nunca nos deje, nos de fortaleza y esperanzas.

18 comentarios:

VENTANA DE FOTO dijo...

Así es la vida, unos días reimos contentos y otros nos sentimos tristes y afligidos por los problemas que surgen sin que tu lo esperes.

Besos

Magdeli Valdés dijo...

Eso entiendo

De esa premisa todos aprendemos.

Maria Rosa dijo...


Un poema que con las palabras justas define la desdicha. No es buena compañía, pero siempre se cuela por la puerta por muy cerrada que este.

mariarosa

Magdeli Valdés dijo...

María Rosa
Aunque ingrata sea, un remezón así nos da muchas enseñanzas, así fue y ha sido...porque para saber cuan felices somos o hemos sido, esta ingrata a veces se viene a colar, pero una cosa es cierta, esa premisa de la vida, nunca le ganará al auténtico amor...espero que eso sea en este ahora fortalecido.

Muchas gracias
Un gusto verte.

Alicia dijo...

Que bien lo describes. Si todo fuera bonito no aprenderíamos. Por eso es necesaria a veces la desdicha. Un beso amiga

Elda dijo...

Unos versos preciosos para definir lo malo que puede llegar de la vida, momentos de sufrimiento que se atenúan con el paso del tiempo dando lugar a la luz nuevamente.
Un abrazo Magdeli.

Magdeli Valdés dijo...

Alicia
nunca uno quisiera sentir ese dolor...pero como dije antes
se sale fortalecido
pues ello nos permite ver de que estamos hechos...al menos a nuestro lado , nos dejó muchas enseñanzas.
Besos.

Magdeli Valdés dijo...

Elda

Cunado nos encuentra desprevenido esto, nos asombra y nos remueve de una y creo que hay un miedo en el fondo que nos hace reaccionar de diferentes maneras, todo depende de la experiencia de vida de cada uno , de como estás parado en la vida y lo que es mas tus creencias y valores son puestos a prueba.

De esa manera uno se aprende a conocer mejor.
Nada pasa por azar.

Abrazos.

Piruja dijo...

Hola Magdeli, la vida es como las rosas, que por muy bonitas que son tienen sus espinas y alguna vez que otra no las clavamos, en el camino de la vida todo no es llano y de esos baches vamos aprendiendo, lo defines muy bien en tu bonito poema.

Besos.

Cristal dijo...

Esa desdicha como que tomó forma humana y traspasó la puerta y ahí la observo
continuamente esperando que desaparezca ..,
Hermoso poema y muy bien descrito.
Un saludo afectuoso .

Ilesin dijo...

A veces sin saber como ni porque esa tristeza nos visita y se instala por un tiempo sin saber muy como darle salida.
Besos

lillymarmat dijo...

Tienes razón, cuando menos lo esperamos, nos llega la desdicha. Es como andar a tientas en una noche oscura, donde no logramos ver ni una estrella...
Pero todo pasa. Es cierto que la felicidad dura menos, pero la desdicha igual se acaba. Al final la vencemos, con no sé qué fuerza que sacamos del corazón.

Magdeli Valdés dijo...

Piruja

Cada día es un aprendizaje, eso es seguro
nos alerta a su vez a estar alertas a signos que mas de las veces no queremos ver o simplemente descuidamos y que de improviso nos pase la cuenta.

DE todo ello se aprende.

Magdeli Valdés dijo...

Saludos Cristal

Al fin lo asocie como un huracán, pero así como viene la tormenta
luego viene la calma
y hay que reconstruir de lo desbaratado...

Te dejo un abrazo.

Magdeli Valdés dijo...

Hola Ilesin
un gusto volver a verte

la tristeza es necesaria más de las veces
para valorar mucho más los momentos de plena alegría

Hoy estoy contenta, la vida siempre ha sido generosa conmigo y los míos.

Abrazo.

Magdeli Valdés dijo...

Saludos Lilian

Hay que sacudirse de vez en cuando
nunca creer que lo tenemos todo muy bien dominado, pues solo podemos gobernar bien o mal sobre nosotros , pero no sobre otros
Yo creo que de pronto si es necesario tener esta sacudida
El asunto es que mas de las veces nunca se está preparado sobretodo si resulta de improviso ese sentir...nos sorprende el hecho que nos causa tanta desdicha y luego ya verás como somos capaces de resolver y calmarse y volver a seguir adelante.

Lo más grande es que el amor es lo que prima al final y si es así, entonces esa pena ha tenido una bendición.

Te envío un abrazo y pases felices fiestas patrias!!!

Abrazos.

El collar de Hampstead dijo...

Ay esa desdicha que nos estremece...que no vuelva a tocar a nuestra puerta!

Buen septiembre,Magdeli.
: )

Magdeli Valdés dijo...

Carmen
gracias
deseo que estés bien
un abrazo grande.