jueves, 6 de octubre de 2016

Üñëm Kimlu (Aves del saber)
















¿Quién de ti no ha sabido
tu pisar primero?
ese que se plasmó en arena ,  piedra , sal
centelleante cuan cigüeñal en el cielo alzado
grabó en él su primera señal,
madeja de los signos desgranada
al son del tambor del árbol principal
al son del trinar del viento en las aves
fuente de las manos encallecidas por la greda
el arco, la curtiembre , el telar
bondadosas por tener en substancias
las hojas curanderas
sahumerio alejando todo mal
del horno hirviente  tu pan en las brasas
refulgente como la viva chispa de tu corazón

martillando piedra a piedra , 
centelleando la  primera chispa del metal.



Así el saber mío, 
en medio de la nebulosa
preparándose a los siglos
para revivir la sapiencia deshilada
por bocas de  volcanes
por la corriente de los ríos
el aullar del mar, cruz del sur
perpetuo en la roca salina
en roca de  cordillera sangrante
preñada de oro y plata
en la base de peñascos
por confines ilimitados
donde el ojo pueda alcanzar
y entender que solo el caudillo noble
sabe llegar descalzo y al revés
sueño mágico reservado
para el rito de sol y de luna
para seguir el llamado de  torsos desnudos
entre pecho a pecho la piedra
entre  hombro y hombro el árbol
entre ojo y ojo el arco
entre rodilla a rodilla la destreza
bajando del pehuen la mies.


¿Quién de ti supo?
tu voz de jilguero
mezclados a los tonos
del bosque enmarañado
resguardo  y legado
 donde todo lo esencial
con la Tierra se debió sellar
y del primer sentir,
nació el primer latir
y sello por su sangre sacra vertida
en los pies del árbol ancestral
llevando el grano por la tierra madura
hasta orilla del mar
donde hijos e hijas del lafkanche
reciben en su vientre la gota
de la sustancia bendecida
del altar de la vida
que nace y se fecunda
hasta mahuida celeste
y se encadena en un abrazo infinito
a la raíz profunda
para seguir expandiendo
la semilla de la flor
que se enraizó en el vientre
se lió al corazón
y se hace una sola luz
al florecer esa estrella
en cada amanecer
donde se renueva día a día
y juntos somos llamados
al nuevo renacer.

Meulen/2016

Poema dedicado  a mi hermano Eduardo , orgulloso de su descendencia y que busca cada día comprender los signos del mapudungun y el sentido profundo de la corriente mapuche , que almacena en su mente y su corazón, así nuestra sangre , por la herencia materna.

Voces mapuches:
Mahuida: montaña
Lafkanche: gente que vive cerca del mar

16 comentarios:

Rosa Tequendama dijo...


Emocionante homenaje a tu hermano y a tu raza.Vas recorriendo imagenes sureñas y engalanando con ellas tu poesía.

¡¡Aplausos Magdali!!

Rosa

Kasioles dijo...

¡Vaya entrada más bonita que le has dedicado a tu hermano!
Tus versos llenos de vida, seguro que le han emocionado.
Os dejo felicitaciones para los dos y cariños para compartir.
Kasioles

Ilesin dijo...

En nuestro interior estan guardadas miles de enseñanzas antiguas, que no siempre sacamos y que nos permiten seguir evolucionando como seres de luz.
Hermosas tu letras.
Besos

Buscador dijo...

No hay nada más hermoso que un amor a las raices y a la tierra que nos vio nacer. Yo tambien tengo hermano y una parte del dia, la dedico a el y a mi familia...siempre...

Elda dijo...

Muy bello homenaje el que le dedicas a tu hermano. Palabras desde la raíz al corazón que me encantó leer.
Un abrazo.

lillymarmat dijo...

Te felicito por este homenaje que le haces a tu hermano y a toda la raza de nuestros ancestros indígenas. Se nota que llevas en la sangre la fuerza y el orgullo de los guerreros de ayer.

tecla dijo...

Tanto le quieres, Magdeli. Tanto le dices. Vives el perfume que nunca se pierde.
Siempre me hueles a yerba y a juncos.

Magdeli Valdés dijo...

Saludos Rosa T.

gracias , mas el poema habla de los primeros que aquí habitaron y de los cuales siempre indagamos con mis hermanos, pero él por su parte , tal como yo de a poco ha ido reencontrando esa historia...

gracias.

Magdeli Valdés dijo...

Gracias Kasioles

como decía antes...desde la mirada del pasado al presente
en eso estamos.

Magdeli Valdés dijo...

Ilesin

así es
en esa enseñanza de lo que somos
aceptarlas es que vamos creciendo.

gracias.

Magdeli Valdés dijo...

Buscador

así es , en esa unión fraternal nos vamos fortaleciendo como personas
y crecer en la comprensión y aceptación de donde venimos y darle toda la valorización que de ello no valía como familia , y como legado que dejaremos para el futuro si cabe...

gracias.

Magdeli Valdés dijo...

Elda

es la palabra a la raíz

de lo que somos.

Magdeli Valdés dijo...

Lilian

Un decir enmarcado en nuestras raíces
lo que sigue latente y se hace fuerza en este hoy...

gracias estimada.
estés bien.

Magdeli Valdés dijo...

Hola Tecla

Todo lo aprendimos de la madre , que nos enseñó a respetarnos y valorarnos desde siempre...

cada quien sigue su ruta y toma sus decisiones y como se empondera de lo que recibió para seguir avanzando y creciendo...
entonces lo que él busca tiene todo el sentido de vida que supera su propio crecimiento como persona...,padre, hermano, esposo ...y más.

te dejo un abrazo.

CRISTINA dijo...

Hermoso y emotivo homenaje a tu hermano, y a la sabiduría ancestral, donde lo sagrado esta en todas partes. Magdeli, seguro que le has emocionado.
Un cálido abrazo!

Magdeli Valdés dijo...

Hola Cristina
pues si se emocionó mucho
de hecho está traduciendo al mapudungún el poema...
él ha ido aprendiendo solo y veremos que resulta.
gracias a ti.