viernes, 22 de abril de 2016

Tus cartas.



Tus cartas huelen a calles lejanas
a casa llena de historia
          a tu nombre
             ...y percibo tu mirada
                    fugitiva
imaginaria
              un celaje profundo
que se reconozco
siendo parte del almacén 
           de los primeros cielos
que llegaron por esta otra  orilla
           de bosque
               de pampas silvestres
                      corales maduros
después de cruzar  bravíos mares
para renacer en otro sueño
                  frente a otro sol...

Y me habla su templanza
             corazón abierto
desentrañando vida
               alegrías , dolores
la sorpresa del devenir
               instalado en la forja viva
espíritu  que clama   
             en un cirio
alejar  tristeza , malevolencia 
            que cruza tantas veces por ese lado
[atisba la historia
                    tiembla la vida...]
alejando los demonios
               que zarandearon  huesos
en un pasado de horror...
       alejar el presagio
lo nefasto que se asoma
ahora , por otros ojos
que procura la maloliente instalarse
sin sentido, sin piedad
ser sustento de incompresible sinrazón...

Mas... quiero quedarme
    en el suspiro del viento
en el velamen del árbol 
 de su parque milenario
        por  las estelas encendidas
que brotan desde loco corazón
y se quedan viviendo
              compartiendo
sosteniendo
           por noches desoladas
por días afligidos
             por la sonrisa que adivino
tras palabras emotivas
            el dejo encarnado
por el sello grabado de la flor
                por  la sabia compartida
del saber  lo que vale
                  el despunte de la aurora
el resplandor del agua
                el trino del  ave soñador...
el surco que se escribe
               en el camino que busca
tras la tarde brumosa
            entre los reflejos de la nieve
conectar más que sapiencia
             cuando se piensa en el otro
que vive al unísono 
          en el despertar de los tiempos
                       más allá del después 
                                  cuando se esconde el sol.

Meulen/2016


(De mis poemas dedicados _Para Stefan, mi gratitud  permanente después de muchos años de amistad)

10 comentarios:

Sara O. Durán dijo...

Toda su esencia quedó impregnada en esas cartas entrañables. En las cartas quedaban las confesiones más íntimas.
Un abrazo.

CRISTINA dijo...

Una belleza y sentida poseía, en las cartas quedan grabados esos pequeños detalles, que producen alegría. Y destello del alma que significan mucho, para quien las lee.
Un cálido abrazo.

tecla dijo...

Meulen, la vida y la muerte caminan de la mano, creo que es por eso que el horror nos acompaña, pues que horror es muerte y la alegría vida.
Todo cuanto nace muere y de aquí este gozar y este sufrir.
Mejor aceptarlo sin odios ni rencores y gozar de la vida.
Un abrazo con todos mis brazos.

Ilesin dijo...

Hermosas tus letras llenas de emoción y sentimiento que dejan huella en el alma.
besos

lillymarmat dijo...

Pienso en lo afortunada que eres en guardar aquellas cartas de otro tiempo. esas que llegaban manuscritas, en un sobre con estampillas...Todo ese encanto se perdió por el correo electrónico. Sé que tiene lo estupendo de la conexión instantánea...Pero, que dulce y tremendo era esperar, con el credo en la boca, la llegada del cartero...
Y lo lindo que era tener una cajita con cartas de amor....O las cartas de una amiga muy querida.

Magdeli Valdés dijo...

Saludos Sara

son cartas que siguen en el presente...
lo valioso es la amistad.

Magdeli Valdés dijo...

Gracias Cristina

es relevante conocer personas asi
que son integras.

Magdeli Valdés dijo...

Tecla

así debe ser , en este caso la persona existe y mantenemos comunicación permanente.

un abrazo.

Magdeli Valdés dijo...

Ilesin
es un reconocer la importancia que tien esa amistad en mi vida...gracias

Magdeli Valdés dijo...

Lilian
bueno tengo muchas cartas de letras , como de correo que son igual valiosas para mi
pues me han acompañado en el devenir de la vida desde muchos años ya.