miércoles, 5 de junio de 2013

PARAISO.



Y antes que caiga la noche 
viene por el brillo de los ojos
el recuerdo , lo vivo
encendido de la infancia
corros de cantos de tierra
saltos por lazos de junquillo
vuelos de torcazas y tiuques por la pampa
como el pan dulce horneado entre brazas ...
Así por esta hora y días
en que inútiles deja la vida
sus huellas magras
que de pobres nada sellan en el ser
atesoro la estela digna de mi corro de infancia
el rincón bendito alumbra como antes
lugar donde nada , ni nadie graba su mancha
pueblo escondido
donde se rearmó mi caminar
y ahora surge poderoso
por la reminiscencia limpia
del paraíso
donde existe la fuente vivaz de mi infancia.




8 comentarios:

Maritza dijo...

Hay una hora sempiterna a la que no podemos "sacarle el cuerpo",que se presta para el recuerdo (nostálgico tantas veces), y es esa que se encuentra entre la tarde y la noche (como también la tarde y noche de nuestra vida;esa hora de los recuentos)...En este caso,los ojos de la hablante (los del alma) se llenan de imagenes de la infancia, la que formó y marcó grandemente la esencia vital...

Bellísimo, amiga!
Trascendente total.

Mil besos, abrazos, y felicitaciones.

MAJECARMU dijo...

Meulén, el crepúsculo te trae esos tesoros inolvidables, que siguen nutriéndote el alma y te permiten crear e inspirarte en la claridad y la fuerza del paisaje...La infancia sigue viva en nosotros con su curiosidas,su capacidad de asombro, su inocencia y su intuición...Ojalá siempre la conservemos,la cuidemos y sepamos renovarla,amiga...
Mi felicitación, mi gratitud por tus palabras y mi abrazo siempre, poeta y amiga.
Feliz jueves, Meulén.
M.Jesús

elisa lichazul dijo...

un pueblo que se rearma
es pueblo que lucha y no se rinde
sigue fiel a su naturaleza y por sobre todo a sus ideales consecuentes

besitos y energías querida Magdalena
muchas gracias por tus huellas

tecla dijo...

Nuestra infancia, Meulen, es una luz que no anochece nunca. Que siempre está ahí. En la riqueza y en la pobreza. En la salud y en la enfermedad, como cuando te casas. Siempre, amiga.

Meulen dijo...

Maritza
y es por esa fuerza vital que seguimos caminando
eso uno no lo pierde nunca
es a veces las caminos complejos d e la vida la que nos hace titubear
pero ellos allí están para recordando de donde somos y para donde es que vamos...

un abrazote a mil!

Meulen dijo...

Maria Jesús
gracias
que bien tomas las riendas de esa vivencia intima y fecunda
la que nos socorre en los momentos de dolor
y nos hace crecer al devolvernos la fuerza creadora del primer ímpetu
por donde nos situamos al inicio d e la vida

gracias!

Meulen dijo...

Querida Elisa
asi parece ser
hoy por hoy cobra fuerza y movimiento lo ancestral

y en mi el soporte de agua clara por donde nació mi conciencia...

un abrazo!

Meulen dijo...

Si querida Tecla
esta en nuestra infancia el soporte indestructible del amor...

quizás cuando te casas y el sentir es verdadero por ambos lados eso se parezca en mucho , pero cuando las cosas son a medias no sirven y nada sustentan, en el ahora . menos en el tiempo ...y se transforme en una historia sin fundamento .

abrazos!