domingo, 24 de mayo de 2020

Magita.



Iba llegando al centro de la ciudad en un auto de alquiler para hacer trámites, un día como tantos, muy frío y con una ventarrón que siempre arranca del mar a cordillera , fue al momento de bajarme que vi venir una bolsa negra rauda por la calle ,planeando cual ave rapaz ascendía y descendía entre tanto vehículo, pero a todos esquivaba milagrosamente y  quedé mirando
 lo que venía haciendo y sonreí.-

No se , si imaginé lo que distinguí dentro de ella, pero me llena de asombro cuando aún lo recuerdo , pues la bolsa inflada como un globo vino hacia mi y en un extraño instante dio una vuelta alrededor mío y antes que me despabile,  vi dentro de ella muchos seres diminutos que gritaron al unísono y que  apenas escuché,  como un susurro: 
-¡Hola Magita! y se reían,  me alzaron sus señas y luego la bolsa  se fue volando calle arriba , hasta que la perdí en la atalaya, quedándome presa de sorpresa sin igual.

(Lo extraño para mi es que era así como me llamaba mi madre, cuando era niña y jugaba por el campo donde me crié)

Meulen/2020.-


22 comentarios:

Julia dijo...

Preciosa fantasía la que nos dejas hoy. A veces la realidad y los dueños se entremezclan y surgen estas bonitas historias.
Un abrazo, Magita

Meulen dijo...

Julia
Si estimada, estoy creando historias con bolsas, ya poco se ven ahora, porque las prohibieron, pero cuando eran abundantes siempre andaban más de una revoloteando por las calles...porque aquí siempre hay vientos fuertes.
Y uni con mis dibujos que hago.
Gracias.

carlos perrotti dijo...

Te creo, Meulen... Para creerte no necesito que haya sido cierto.

Abrazo más que grande.

Teresa dijo...

Que bonito Meulen. Besdos.

lillymarmat dijo...

Preciosa tu fantasía, que quizás obedece a tu anhelo de acercamiento con tu mamá. Pero ¿ acaso no podría ser real? Cosas maravillosas pasan cada día y a veces no las notamos. Pero, las bolsas plásticas, para bien del planeta, van desapareciendo. Así que ella, tu mamá, encontrará otro vehículo para comunicarse contigo. Tal vez algún pajarito se parará en el alfeizar de tu ventana y cantará : Magita, Magita...

Meulen dijo...

CARLOS
Entre lo que uno cree y piensa...todo puede ser si tiene suficiente imaginación para recrear la vida...

Meulen dijo...

Teresa
si es un relato muy pintoso sobretodo porque habitan mis dibujos creados...

Meulen dijo...

Lilian

Muy lindo lo que dices, que quizás inconscientemente uno lo necesita y subyace en el fondo del sentir no?
...y es bueno sentirse acompañada por los que partieron y nos amaron, dice la enseñanza bíblica que ellos siguen hablando, según sea lo que les haya dado en favor el Altísimo...Besos.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Esta vez tu bolsa lleva un mensaje del cielo...Ahí estaban tus dibujos llamándote con la voz de tu madre, Meulén. Se que tu madre está muy presente en tu vida, ella sincroniza con tu sentimiento a todas horas, amiga. Todo esto me hace pensar que nada es porque si. Tu imaginación atisba esa presencia, que tanto bien te hace y sin darte cuenta tú plasmas en tus letras, amiga.
Mi felicitación y mi abrazo siempre, Meulén.

Ana Muela Sopeña dijo...

Qué precioso relato. Parece que la bolsa estaba llena de duendes y elfos. Es entrañable está manera de contar y de sentir, Meulen.

Felicitaciones
Un beso
Jamás debemos dejar atrás bueno de la infancia...

RECOMENZAR dijo...

tus dibujos hermosos el texto diferente creamos mas que nunca hoy
por lo que nos ha pasado
y estamos felices
de lo que creamos
mil abrazos

Meulen dijo...

María Jesús
Gracias, es un cuentito que nos dice muchas cosas y bueno en el pensamiento real mi madre siempre pervive.
Abrazo.

Meulen dijo...

Ana
La imaginación a veces vuela por espacios que solo ella nos permite bucear.
Gracias.

Meulen dijo...

Mucha
Así es hay que seguir creando libremente...con mucha esperanza.
Gracias.

Siby dijo...



Pero que bueno mi amiga, tienes una imaginación
hermosa, para crear esas historias mi amiga.

Besitos dulces
Siby

Sandra Figueroa dijo...

Muy bonito texto y gran imaginación la tuya. Saludos.

Maria Rodrigues dijo...

Inspirada e linda história.
Beijinhos

Estrella Amaranto dijo...

Una historia llena de dulce fantasía y con un final muy sorprendente: ese saludo de esos duendes mencionando el mismo nombre por el que tu madre te llamaba cuando eras niña.
¡Qué entrañables recuerdos infantiles y qué bien creaste tu cuento!.
Un abrazo con cariño, amiga Meulen.

Meulen dijo...

SIBY
Nada es de mi estimada, todo viene de Dios y se comparte con mucho gusto
gracias por tu aprecio!

Meulen dijo...

Sandra

Gracias , que estés muy bien en todo
un abrazo.

Meulen dijo...

María

Gusto verte y agradecer tu compañía por aqui.

abrazos.

Meulen dijo...

Estrella

Si, estimada, es como esas historias que se crean con elementos que uno conoce y urde una trama y si quedó bien aquello, lo que es real para mi son mis dibujos que hago y el nombre que me decían cuando era pequeña...lo demás invento para sonreír!