jueves, 26 de junio de 2014

Entre vida...y muerte...




Apenas cruzó desde el dolor punzante
herido / flagelado
descarnado sus huesos
que fue sometido a diario
entre el colapso de vida-muerte
latigazos sangrientos de la historia
desde siempre oprimidos, desconocidos
abandonados
de la mano del otro
donde no cabe ni piedad
por el desgarro de su piel
y la perforación iracunda
de la memoria...
para acallar la conciencia del deber ser
que grita en cada esquina de los pueblos 
primigenios tildados a marginales...

Desfallecer  / sobrevivir 

entre la idea lacerante de lo que puede ser
por la necesidad de su raza 
en la violencia mantenida
corte de su lengua, del calor, del pan
y juzgado por el origen primario
como mancha de estorbo
en medio de las calles asfaltadas
y debe olvidarse de si mismo
de su río rojo 
para ser testimonio viviente
de la constante deshumanización
que cruza el solaz de la Tierra
ya demás cansada de tanto horror...
y así aparecer en una jornada
donde le duele el pelo , las uñas
y donde al fin sea su voz desconocida , conocida
el testigo del padecer , de la angustia 
que quiere someter al origen 
y no pueden....
que  a pesar del tiempo sometido
son más los que , aún no silencia la verdad
de su casta indiana 
que resuena por sus selvas inconquistadas
la fuerza de la toda la historia ancestral
vibrando a un signo como todos
aquellos que aún caminan orgullosos 
de su color y de su nombre
como siempre desde  Galvarino a Tzonpaxtle ...
En todos ellos,  como un diamante puro
queda grabada la verdadera historia
de esta raza aborigen primaria...

Meulen/2014



(El poema que se deja aquí tiene dos cordones de visión , por lo que ocurre en las comunidades indígenas de Chile y de latinoamérica en este tiempo actual, porque esos atropellos y desconocimiento del valor de las comunidades indígenas es indigno y donde se requiere justicia y verdad...)

7 comentarios:

Maria Rosa dijo...

Un homenaje a nuestros dueños de la tierra, oprimidos, arrojados a la miseria por el poder e los grandes señores.

Gracias por tan bellas letras.

mariarosa

Taty Cascada dijo...

El grito ahogado de nuestros pueblos nativos, aquellos que fueron: despojados, lacerados, humillados, violados en su riqueza originaria. No respetando sus voces menos sus Dioses ancestrales. Aquellos mi querida Meulen que una vez fueron heridos por la lanza, hoy son pisoteados por los grandes y poderosos que solo les interesa el poder del dinero.
Un abrazo querida poeta. Precioso texto.

Meulen dijo...

Así sucede amiga Rosa que sin duda en una verdad que no sale de una odiosa despreocupación , de una sociedad que duele en este tiempo aún sin reparos y sin alma muchos países dejan morir a sus pueblos de hambre , de enfermedades ,...de tanto dolor, en Chile existe el reniego de la casta mapuche como de otras , que a fuerza de puro coraje se han levantado y buscan la igualdad y el legítimo reconocimiento...
mucho por decir , pero más por hacer...

Meulen dijo...

estimada Taty
mejor no lo hubiera dicho yo...la voz del pueblo indígena no se puede acallar...
aquí en este suelo donde los legítimos herederos reclaman sus tierras y en ello la supervivencia de toda una cultura , que cuando conviene se reconoce y cuando no y mas de las veces se deja de lado...como sea igual creo que hay cosas que se han ido logrando , pero falta mucho por hacer y reconocer por lo demás...
que hablar de otras partes de este continente donde muchos de ellos , han sido diezmados en pos de lo que señalas el poder de los que no se cansan de beber la sangre humana , esos vampiros de los conglomerados que tienen nombre y apellido ...que siguen durmiendo en sus camas de seda...sin un dejo de remordimiento...

elisa lichazul dijo...

sea el pueblo que sea Magdalena querida, nadie tiene el derecho de arrogarse la propiedad del planeta
el planeta es uno solo sin dueño, la tierra es la tierra , el mar es el mar, el viento es el viento

besitos

Meulen dijo...

Elisa
mas de las veces no se resiste tanta injusticia
por eso los que se cansan del atropello explotan y mas de las veces toman cruentas decisiones...
a costa de su propia seguridad personal...porque ven a sus hijos e hijas que no tendrán futuro ...
hay mucho por hacer!

vicente dijo...

Probablemente no tan pronto ellos, nuestros padres, se convertirán en nuestros maestros y comenzaremos a amar y respetar a la tierra como madre, a los ríos y a nuestros hermanos animales. No vendrán dioses a salvarnos; Es trabajo de todos la salvación por la justicia.
Abrazos.