martes, 6 de agosto de 2013

Niño de Campo.





















El despertar del alba anunciado
con el canto de gallos
y balar de ovejas en el establo
la mañana despierta y los niños
rumbean con una bolsa de cuaderno y lápiz
a la escuela del pueblo lejano...
y corriendo por el camino de piedra
y corriendo por los rieles cercanos
en la algarabía de niños y niñas
dejando a resguardo zapatos de plásticos
y entonces saltaban por las pozas de agua
y entonces persiguiendo los primeros gamos
corriendo por la pampa a lomos
de un potrillo
la vida del juego y del gozo
pequeño fuego se crecía en el alma
ángeles del bosque, del agua
pájaro loco abriendo sus alas
por el entramado de sus ponchos ralos
toda la magia del árbol allí suspirando
y el alma viva
que por sus colores se va cimentando
la escuela de sus aromas vivos
lo vivo que será la base de su ser
al paso de los años...
los niños y niñas de mi tierra
que por siglos al sustento de su raíz
se han forjado!
...[................]
Al menos no se nubló el camino,
al menos unos pocos de los muchos

que se salvaron!

10 comentarios:

elisa lichazul dijo...

sabes que mis padres fueron nacidos y criados en el campo,
incluso desde que nací siempre fuimos para las vacaciones al campo, es más aprendí a caminar afirmada de la vara donde atan las riendas de los caballos

te cuento todo esto porque , los niños aunque seamos de ciudad , tenemos la esencia misma cuando se trata de soñar y de albergar la esperanza

bello y entrañable poema querida Magdalena
cuando las personas tienen el contacto con la Natura abierta y viva, aquella experiencia se hace parte del alma imposible de borrar


besitos

Meulen dijo...

Verdad que si amiga
me crie a patá pela, corriendo como cabra descontrolada por los campos, nadando en el río CURALEUFU (rio negro) , sembrando y cosechando por lals trojas de los papales , arvejas y habas...descansando al lado de las ovejas...
toda un historia de la vida
lo que nos hace auténtico y amar mejor lo nuestro...

gracias por estar!

Àngel Pedraza Rodriguez dijo...

Almas claras y trasnparentes como el agua de los arroyuelos que los circundan. La poibreza no les es ajena, pero ni lo nota... hastra que un dia, la realidad les da de lleno en la cara...

abrazos

Adelfa Martin dijo...

Amiga, el anterior comentario soy yo...intentè aydar a un amigo a abrir un blog y resulta qye mi perfil retuvo el nombre...

Meulen dijo...

saludos Adelfa
no te preocupes ya uno sabe que pasan esas cosas...

decir nada mas que hay tantas historias que nacen desde la infancia y se quedan en el tiempo retenidas
por fortuna a pesar de todas las adversidades d e la vida
que no fueron pocas, al menos soy d e los resilientes y de alli la fuerza del vivir atesorado.

MAJECARMU dijo...

Precioso poema,donde los niños aún siguen danzando por los caminos de piedra,por los senderos del bosque hacia la escuela cercana con sus cuadernos y sus lápices...Meulén,también yo cuando era pequeña, recorría un largo camino de árboles desde mi casa al cole,que nunca olvidé y siempre lo llevo conmigo...Mi gratitud y mi abrazo grande por tu autenticidad y buen hacer.
Feliz domingo,amiga.
M.Jesús

Meulen dijo...

Saludos María Jesús
así fue y más durante años que son inolvidable
queda el recuerdo vivo
de lo que no desaparecerá nunca

gracias por estar
abrazos estimada!

Amando García Nuño dijo...

Poderoso homenaje a unos niños, a una tierra, a un concepto de vida.
Un abrazo

Meulen dijo...

Saludos Amando
bienvenido y gracias por dejar tus palabras...

nos estamos viendo!

lillymarmat dijo...

¡Qué lindo este poema! ¡Con qué realismo y poesía sabes pintar la imagen de estos niños que van a la escuela, muchas veces recorriendo kilómetros. Van contentos, con la inocencia de sus primeros años. Aún la pobreza no les muestra los dientes ni la ven como su enemiga.