domingo, 24 de marzo de 2013

La flor de la vida...
















De tus brazos amantes rebosantes
acunaste mis primeros sueños
las primeras semillas de la flor...
y el amor granado acariciando mi vida
la existencia profunda / lo más fecundo
allí donde reposa por siempre
la llave mística que abrió las puertas de lo esencial
lo verdadero / lo que importa
y fluye vivo!
y no ata , no condena...
solo hace existir en el camino de la vida florida
donde no cabe el dolor...
Cadenas de luz
rosal enraizado desde lo bajo a lo alto
y en un abrazo infinito
conteniendo todo el gran AMOR.





(Inmemoria de mi amada madre María Lidia Millahueque)









La flor que nos une...










Ya hace 4 años de su partida...pero siempre viva en nuestros corazones!!

9 comentarios:

Lichazul dijo...

son versos dulces y emotivos, un recuerdo vivo en el corazón se aloja
la mía el 09 de mayo cumplirá 5 años de su partida


abrazos Magdalena,
las fotos bellas

Zunilda Moreno dijo...

Es difícil supongo escribir a quien partió tan lejos y se tuvo tan cerca. Yo estoy rogando que la mía viva muchos años más y ahora muy enfermita con una neumonía que ruego sea leve y pase pronto. Abrazo, amiga chilena.

ADELFA MARTIN dijo...

Esa ausencia transitoria que nos duele sinemargo, y que soportamos con recuerdos entrañables que son los hilos invisibles que nos siguen uniendo...


abrazos

Meulen dijo...

En mi corazón brilla el amor eterno a mi madre...
gracias Elisa

Meulen dijo...

Zuni
dices bien...pero
al final es una alegría recordar esos momentos de amor que ella nos brindaba...
abrazos!

Meulen dijo...

Gracias Adelfa
ya sabes el amor de madre es intransferible y profundo...es lo que nos mueve por la vida!

MAJECARMU dijo...

Precioso homenaje,que os une en la flor del amor,amiga.
Siempre presentes esas madres,que nos dieron la vida,la fé y la esperanza.
Mi gratitud por compartir tu inspiración y la profundidad de la palabra.
Mi abrazo grande y felices días,poeta y amiga.
M.Jesús

Meulen dijo...

María Jesús
un recuerdo inolvidable
que es lo único que sustenta de verdad el camino por este mundo
una madre es lo mas valioso que debemos cuidar y amar eternamente
ella nunca nos fallan
la menos la mía siempre estuvo ahí
abrazos desde el corazón!

MAR SOLANA dijo...

Es un homenaje precioso, Meulen. Me he emocionado... Las madres, dadoras de vida (y de tantas cosas), merecen nuestro amor infinito, aunque el camino terrenal esté plagado de zarzas y obstáculos.

Un fuerte abrazo.